Mazo de descartes

Informe de batalla: Bielorrusia 1941

| 0 Comentarios

Según los informes preliminares de Inteligencia, a principios de julio de 1941, las tropas del Tercer Reich han iniciado una ofensiva para someter al ejército soviético, la Operación Barbarroja. En su avance por Bielorrusia, tropas de la Wehrmacht han de tomar un cruce de carreteras en una zona rural con el fin de mantener libre el camino de los suministros. Su misión se ve comprometida por la dura defensa presentada por un pelotón de fusileros apoyados por un tanque T26.

El despliegue de la tropas rusas es realizado ocupando todo el ancho del frente en tres grupos. En el centro se sitúa el T26 cubriendo el avance del sargento y tres fusileros. A la izquierda, la ametralladora ligera DP junto a su asistente. A la derecha, tras unos setos, el comisario político dirigiendo a otros tres fusileros. En las ruinas más a la derecha se encuentra agazapado un francotirador soviético.

El despliegue alemán también es a lo ancho de todo el terreno. A la derecha, en los campos de cultivo se encuentra su sargento con dos grenadiers, cubriendo el camino próximo el Panzer II que ha sido enviado de apoyo. En una posición más avanzada, agazapado en el mismo campo, se sitúa un francotirador alemán. En la parte central, cubriendo el cruce, es posicionado un equipo de ametralladora con una Mg42. A la izquierda, en los setos, el cabo junto a otros dos grenadiers, la ametralladora Mg34 con su asistente y, tras el granero, un último grenadier.

despliegue

Los primeros movimientos son cautelosos por parte de ambos bandos, la presencia de los tanques no permite demasiados actos heroicos. Pese al miedo y la prudencia, las hostilidades no tardan mucho en llegar, el cabo alemán es herido por el francotirador ruso, pese a su intento de resguardarse en los cercanos árboles tras perder la iniciativa. Mientras, en el lado contrario del frente, el Panzer II no pierde la posibilidad de disparar a la ametralladora rusa, tras localizarla moviéndose en el sembrado y dejándola conmocionada.

Los disparos, avances y situaciones de luchas se convierten en una realidad. El francotirador alemán falla en su disparo y el T26 descarga sus dos ametralladoras tras avanzar sobre el equipo de la Mg42. El T26 se ve sorprendido por la respuesta alemana que consigue conmocionar al asistente del tanque que se encontraba expuesto en la torreta. El resto de movimientos para coger mejores posiciones siguen cuando vuelve a hacer acto de presencia el francotirador soviético, que con una mala decisión de repetir 1d6 para mejorar su tirada, obtiene un triple, librándose así un soldado alemán que hubiera quedado herido.

despliegue

Pese a su buena respuesta, la Mg42 decide cruzar el camino y buscar una posición más protegida tras un montículo arbolado ante la presencia del T26. Este movimiento no evita que se vean nuevamente bajo el fuego de una de las ametralladoras del tanque, perdiendo un asistente. Por su parte el Panzer no deja pasar una nueva oportunidad de disparar a un enemigo, consiguiendo eliminar a un fusilero ruso. En cuestión de segundos la lucha pasa a ser un enfrentamiento entre blindados, disparando el Panzer ante un descuido del T26 para impactarlo y dejar a toda su tripulación conmocionada. El siguiente turno no podrán hacer nada y quedarán a merced de su enemigo. Esta gran ventaja no es aprovechada por los alemanes que únicamente inutilizan una cadena del tanque, impidiendo que se mueva. Un certero disparo del T26 inmovilizado, golpeado y únicamente con capacidad para disparar, deja fuera de combate al Panzer. Es una dura lección para las tropas alemanas.

despliegue

En el flanco del bosque junto a las edificaciones comienza una serie de movimientos, avances y posicionamientos bajo la lluvia de disparos, dejando como consecuencia a dos fusileros rusos fuera de combate. El avance de un grenadier a través del granero se ve frenado por un certero disparo del francotirador. La Mg34 no consigue eliminar el avance de otro fusilero que conmociona al asistente. Todo es un caos y los cambios de mano son un constante, el final es incierto.

Con el Panzer eliminando, un soldado intenta hacer lo mismo con el T26 utilizando granadas. Este ataque desesperado solo consigue un nuevo baño de sangre por ambas partes y forzar a un chequeo de moral al bando soviético. Pero la acción definitiva no vendría por parte de la fuerzas blindadas, sino del comisario político, que anticipándose a sus rivales, consigue eliminar a un grenadier que tiene enfrente y forzar el chequeo de moral en los alemanes en el bosque. La consecuencia del primer chequeo de moral es la huida masiva alemana y su retirada definitiva al conseguir un segundo punto de ruptura.

despliegue

Las tropas rusas han conseguido frenar durante unos minutos, quizás horas, el avance de la Wehrmacht en Bielorrusia. Un acto heroico por parte de unos valientes soldados anónimos, aunque estéril. El avance alemán llegaría a cuarenta kilómetros de Moscú, durando casi cuatro años más la guerra hasta la derrota final alemana. Pero estos pequeños acontecimientos son los que nos gusta contar.

Autor: Adokin

Con una buena cerveza, buena comida y una mejor compañía se puede hacer de todo, incluso un blog.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


A %d blogueros les gusta esto: