Mazo de descartes

Reseña: La Isla Prohibida

| 0 Comentarios

Ficha técnica:

Diseñador: Matt Leacock y C.B. Canga
Editorial: Devir
Año publicación: 2010
Número de jugadores: 2-4
Duración: 50 minutos
Dependencia del idioma: Nada, está en castellano
Precio: 20€

La isla prohibida es un juego cooperativo en el que debemos meternos en la piel de aventureros que tratan de recuperar 4 tesoros en una isla que se hunde poco a poco en el océano. Durante el juego, las aguas van subiendo inevitablemente, y algunas zonas de la isla se inundan, amenazando con la imposibilidad de recuperar los preciados tesoros. Los aventureros deben asegurar las zonas necesarias de la isla para acceder a ellos. Cuando los hayan rescatado, deberán llegar hasta el helicóptero y abandonar la isla para salvar sus vidas.

Cómo se juega

Losetas

Losetas

El tablero está formado por 24 losetas con los diferentes lugares de la isla. Cada una de ellas tiene un lado de color (loseta no hundida) y otro en blanco y negro (loseta hundida). Al principio del juego se colocan las losetas, los tesoros, los peones de los jugadores y los mazos de cartas.

Hay dos mazos de cartas; uno de tesoro y otro de inundación. El mazo de tesoros posee imágenes de los cuatro tesoros que hay que recuperar, algunas cartas de ayuda para la partida y tres cartas que hacen que suba el nivel del agua. El mazo de inundación tiene 24 cartas, una por cada loseta del tablero, e indicará qué parte es la que se hunde en cada turno.

Para acceder a cada tesoro hay que estar en la loseta adecuada para ello (hay dos losetas por cada tesoro), y es necesario descartar cuatro cartas de tu mano con la imagen del mismo.

Cuatro Tesoros

Cuatro Tesoros

La secuencia del turno es muy fácil. El jugador puede hacer hasta tres acciones (moverse, asegurar losetas inundadas, pasar cartas de tesoro a otro aventurero o recuperar un tesoro). Luego debe robar dos cartas del mazo de tesoros, que deja en su mano; y luego robar tantas cartas del mazo de inundación como marque el nivel de las aguas. Estas últimas cartas son las que indican qué parte del mapa se hunde en este turno. Las zonas de la isla que salgan se considerarán semi-hundidas, y habrá que darles la vuelta. Si estando semi-hundidas volvieran a salir, se hundirían definitivamente en el océano, y se eliminan del mapa, haciendo la isla cada vez más pequeña y dificultando la movilidad de los jugadores por ella.

Hasta aquí todo sería muy sencillo, salvo por un pequeño detalle: en el mazo de tesoro puede salirte un “las aguas suben”, que implica que se sube un nivel del indicador del agua, se toma la pila de descartes del mazo de inundación, se baraja y se ponen otra vez sobre el mazo. Eso implica que existen una serie de losetas candidatas que serán las que más salgan, y por ello, las que habrá que asegurar constantemente. Cuanto mayor sea el nivel de las aguas, más losetas se hundirán por turno, y más complicado será asegurarlas y acceder a los tesoros.

Tipos de Aventureros

Tipos de Aventureros

Cada jugador tiene un personaje diferente que tiene una habilidad especial que puede ayudar al grupo durante la partida.

El equipo gana el juego cuando recuperan los cuatro tesoros, están en la pista de aterrizaje y utilizan una carta de helicóptero para escapar de la isla volando. Sin embargo hay 4 formas diferentes de perder: si nos es imposible recuperar los tesoros, si se hunde la pista de aterrizaje, si algún jugador muere o si el nivel del agua llega hasta el máximo.

Detalle de componentes

Detalle de componentes

Interior de la caja

Interior de la caja

 Pros:

-Al ser un juego cooperativo se trabaja en equipo, y eso forja una bonita amistad, que dura mucho o poco, pero es amistad. Eso siempre es un pro.

-Hay que ganar al tablero, y eso genera una constante tensión, y más aún cuando las aguas empiezan a subir y hay que utilizar las acciones sabiamente para poder mantener las losetas que te llevarán a la victoria.

-Es un juego fácil y mecánico. Ideal para presentarlo en sociedad ante amigos poco jugones.

-La estética es muy simpática. El tablero lo forman losetas de cartón grueso bastante resistentes, los peones de los jugadores son de madera, de colores fácilmente diferenciables, y los cuatro tesoros son de plástico, con bastante detalle y todo ello viene milimétricamente colocado en una bonita caja de metal, con un contenedor plástico negro en su interior donde se encajan todos los elementos.

-Como en muchos juegos cooperativos, los jugadores pueden elegir el grado de dificultad del juego, y que se determina por el nivel de las aguas al inicio de la partida.

Contras:

-Máximo 4 jugadores. Este es uno de los mayores inconvenientes del juego, a mi modo de ver, pero es cierto que no tiene sentido poder ser más debido a la dinámica del juego. Más jugadores inclinaría la balanza mucho y ganar sería infinitamente más fácil.

-Como en la mayoría de los juegos cooperativos, podemos caer en el indeseable “Efecto Líder”, de manera que solo jugará uno y el resto moverán los peones por él y le dirán a todo que sí.

-No es muy complicado ganar si partes desde niveles bajos de agua, por lo que cuando ya has echado varias partidas conoces los puntos flacos de la Isla, y con un poco de ojo, la victoria está asegurada.

-Los nombres de las diferentes partes (losetas) de la Isla son a veces muy similares y un poco enrevesados, y las imágenes (aunque muy chulas) no son muy significativas entre ellas, por lo que es difícil encontrarla a la primera, y ocho ojos se pasean por el tablero buscándola.

Opinión

En mi opinión, la Isla Prohibida es un juego muy resultón ideal para jugadores no jugones, pero bastante sencillo para jugadores más experienciados y que le gusten mucho los juegos de estrategia. Aún así, es recomendable tenerlo en casa, ya que por lo que cuesta puede asegurarte horas de diversión. También es ideal para iniciar a tus amigos a los juegos de mesa, pues se sorprenderán y no les resultará complicado seguir la dinámica del juego. Como he dicho antes, cogiéndole el truco es sencillo ganar, y por eso para jugadores pro es recomendable aumentar el nivel inicial de las aguas para complicar el juego.

Así que te recomiendo que si quieres una tarde de juegos poco complicados vayas a tu tienda más cercana y lo compres, porque no te defraudará.

Autor: bichodelcampo

En todos los fregaos...

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


A %d blogueros les gusta esto: