Mazo de descartes

La leyenda del Bú (2ª parte)

10 Octubre, 2014 por Morgana | 0 Comentarios

14826_513383245399785_925024688_nÉrase una vez, en un tiempo lejano, cuando los niños aún jugaban libres en la pradera hasta el cantar del gallo. En un tiempo donde las abuelas no mentían cuando asustaban a los nietos con historias de seres extraños, diablejos y el hombre del saco. Sí, yo viví en esos tiempos y fui testigo de un cuento de terror que sería recordado siglos atrás a través de una sola palabra; una palabra que azota el corazón y mata. Hora es ya que cuente la historia, que conozcáis la verdad de lo que sucedió. Continuar leyendo →

La leyenda del Bú

3 Octubre, 2014 por Morgana | 0 Comentarios

owlman2Érase una vez, en un tiempo lejano, cuando los niños aún jugaban libres en la pradera hasta el cantar del gallo. En un tiempo donde las abuelas no mentían cuando asustaban a los nietos con historias de seres extraños, diablejos y el hombre del saco. Sí, yo viví en esos tiempos y fui testigo de un cuento de terror que sería recordado siglos atrás a través de una sola palabra; una palabra que azota el corazón y mata. Hora es ya que cuente la historia, que conozcáis la verdad de lo que sucedió. Continuar leyendo →

Viaje a Luciana (II) La leyenda de María La Egipcia

6 Agosto, 2014 por Morgana | 0 Comentarios

Luciana y El Bullaque

Luciana y El Bullaque

Volvemos a viajar de nuevo a Luciana, otra vez caminaremos entre los encinares, los jarales y las acogedoras riberas del Guadiana y del Bullaque. De nuevo escucharemos la berrea de los venados y el ulular de los búhos en una noche clara de primavera. Pero el objetivo de hoy es adentrarnos en las voces de sus gentes, en sus creencias y sus historias.

Este viaje a Luciana nos servirá para conocer la leyenda de Santa María Egipciaca. Una leyenda única que comparten muy pocos pueblos de España y que llega a Luciana desde la lejana Alejandría. Continuar leyendo →

La leyenda de Leuciana

23 Mayo, 2014 por Morgana | 4 Comentarios

397444_415053418592200_2143953514_n

Había una vez una minúscula mota de vida, una semilla tan liviana que recorrió centenares de kilómetros viajando a través de las turbulencias del cielo. Su madre, una belleza entre los álamos del mundo, la vio marchar rumbo a otras tierras lejanas y entre lágrimas logró decirle estas palabras:

– Ve Leuciana. No tengas miedo. Aprenderás a lo largo del camino los secretos del mundo, de la naturaleza. No me olvides nunca, hija mía.

Días después de tan triste despedida, el pícaro viento del Oeste rugía con fuerza en los últimos días de primavera. Leuciana cabalgaba sobre su lomo sobrevolando el Atlántico, cuando una mañana desde su vista privilegiada de pájaro divisó un hermoso lugar, un valle rodeado por el monte donde dos ríos se enlazaban.

El bravo sonido del agua acudía a sus oídos y el estruendo de las hojas de los árboles bamboleados por la furia del vendaval la hipnotizó, atrayéndola hacia aquel remanso. Después de mucho esfuerzo Leuciana logró posarse sobre un minúsculo grano de tierra sobre una isla en medio del mar de ríos. El lugar parecía algo solitario pero entre el estruendo del viento pudo distinguir el sonido de cientos de aves que pasaban por allí y que la acompañaban. En aquel momento lo decidió. Allí echaría sus raíces, crecería y daría comienzo su historia. Continuar leyendo →