Mazo de descartes

Los viajes de Hada (IV). El laberinto de los gnomos y la máscara de fuego.

17 Octubre, 2014 por Morgana | 0 Comentarios

caves_878_600x450Una absoluta oscuridad me rodea. Tan solo un leve recuerdo de luz se extiende a mi espalda, pero muy lejos de mí, casi en el olvido. Noto la presencia de Khor, el elfo del Lago delante de mí, hace bien el trabajo de guía. Puedo notar un olor a humedad muy fuerte, a pozo y un murmullo de agua lejana llega hasta mis oídos. ¿Dónde estamos?

El elfo suelta un gruñido como si estuviese contrariado, intenta producir una llama con al parecer dos piedras. ¡Zas! justo al tercer intento una gran chispa naranja-azulada prende la gema que Khor porta en la punta de su vara. Cuando atisba mi cara de sorpresa, rie con esa bella sonrisa élfica que derretiría al más anciano de los glaciares.

– Es la Gema del Azul, un tesoro de la reina Thais. Fue un regalo del mismísimo Dolbin, rey de los Gnomos, de quien seremos huéspedes en este viaje.

– ¿Los gnomos? ¡Debe de tratarse de una broma! Continuar leyendo →

Una vida en las sombras: nunca más

30 Junio, 2014 por cAoS | 0 Comentarios

“…Y mi alma, del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo, no podrá liberarse. ¡Nunca más!”

2130393070103355830S600x600Q85Así termina el poema más famoso del genio Edgar Allan Poe. Sí, quizá el más famoso, pero no por ello el único que merece la pena leer una y otra vez. Hoy os recomiendo una vida, la obra completa del padre del terror, Edgar Allan Poe.

El primer relato que leí fue “el entierro prematuro”, seguramente el mejor relato que haya leído. A partir de ahí fui devorando cada uno de los relatos de Poe que caían en mi poder y, poco a poco, fui sumiéndome en ese mundo oscuro, de callejuelas empedradas iluminadas por tenues luminarias, de oscuros pozos y péndulos , de corazones delatores y de la blanca y siniestra sonrisa de Ligeia. Ese universo que rodea los relatos de Edgar Allan Poe de misterio, enterrados que nunca murieron, de obsesiones que muestran su peor cara a la luz de la chimenea, de los finos límites entre la cordura y la locura… no existe nada tan emocionante, inquietante y adictivo. Continuar leyendo →