Mazo de descartes

¿Por qué nos gustan los gatos?

| 0 Comentarios

Merlín

Merlín

Como amante de los gatos muchas veces me descubro observando al precioso ejemplar felino que habita en mi casa, Merlín y me asalta la pregunta de cuál es la razón de que los gatos causen tanto furor y por qué en cierta manera uno acaba identificándose con ellos. Pues bien, hoy he puesto a mi gato frente al espejo dispuesta a averiguarlo.

Llevo un tiempo reflexionando sobre este asunto y debe ser que parte de la humanidad también ya que no hace mucho la Fnac dedicaba una sección entera a los gatos. Así pude ver decenas de libros y teorías sobre estos curiosos animales: novelas, manuales de pedagogía gatuna, divulgación, ensayo y esoterismo entre otros.

Mis primeras divagaciones, mientras observo el reflejo de los ojos verdes y salvajes de Merlín en el espejo, me llevan a las antiguas civilizaciones. Desde los comienzos de la humanidad la figura del gato se ha visto envuelta en un halo de misterio, siempre entre el mundo real, tangible que vemos y el mítico Olimpo de los Dioses. Ya los egipcios veneraban a Bastet, la diosa con cabeza de gato. Era considerado un animal sagrado y a veces ni el propio faraón tenía el poder de matarlo por miedo a la furia de los dioses. Los egipcios creían que tenían el poder de guiar a los mortales al inframundo así como realizar viajes astrales. Para los celtas, los ojos del gato señalaban el camino al mundo mágico, bien conocido gracias a los cuentos de hadas tradicionales y leyendas populares. Sin embargo la buena fama del gato cambió durante la Edad Media, ya que aunque seguía asociado con lo mágico, se le creía habitual compañero de brujas y hechiceras. La iglesia los declaró seres diabólicos y comenzó a extenderse el mito del gato negro y la mala suerte. Pero todo ello ¿Por qué? ¿Cuál es la fuente de ese poder de atracción?

Diosa Bastet (Egipto) Fuente: http://sobreegipto.com

Diosa Bastet (Egipto)
Fuente: http://sobreegipto.com

Una palabra acude de inmediato a mi mente: CURIOSIDAD. Bueno, varias palabras más: ATENCIÓN, SIGILO, ACECHO.

El gato siempre muestra una inquietud natural por todo lo que le rodea, orienta las orejas y los bigotes hacia delante y clava los ojos en aquello que le interesa. Mirada intensa y fija ante lo que clama su atención. Ahora mismo tengo a Merlín sobre la mesa hipnotizado con el teclado del ordenador y estoy segura que si me voy, a mi regreso le encontraré oliendo y tocando las teclas. ¿Os apostáis algo? Me asombra su calma. Es siempre tan paciente, a la espera del momento justo para atacar, aplicando aquello que ha aprendido. Es el arte de aprender observando y alcanzar su objetivo como buen felino. ¡Lo admiro!  Esa sabiduría parece guardarla para sí, dentro de su mundo secreto y que tanto nos intriga.

Otro de los míticos atributos de los gatos es su ELEGANCIA. Pareciera que la mismísima diosa Venus está encarnada en este animal. Simbolizan lo femenino y ello se transmite en sus movimientos graciosos y elegantes al andar. ¡Todo glamour en una pasarela! Al igual que una mujer y por qué no un hombre pueden pasarse horas y horas acicalándose con el coqueteo “involuntario” de sus conocidos baños: lavado matutino, acicalamiento después de comer, baño después de siesta, ducha de disimulo cuando han armado un buen lío, etc.

Merlín acicalándose al sol.

Merlín acicalándose al sol.

Es famoso su espíritu independiente y orgulloso, rasgos que toda mujer sabe reconocer al mirarse en el espejo. Como mujer lo veo en mi reflejo y… ¡Debo decir que me encanta! Saben como conseguir lo que quieren. A su modo llegan, te acarician, son zalameros, parecen decir ¡Cuánto te quiero! entre minutos de apasionado ronroneo para luego alejarse, echarte una mirada desdeñosa y seguir su camino con la cabeza bien alta y el rabo bien erguido. ¡Pero os advierto! ¡Me advierto frente al espejo! Ya es demasiado tarde pues habrá conquistado tu corazón y harás exactamente lo que él quiere. ¡Pobres esclavos de estos dioses!

Perfectos e incansables compañeros de diversión. Cazan a la primera las reglas de cualquier juego, pudiendo crear uno nuevo cuando ellos lo deseen y ya se encargarán de hacértelo aprender. Amigos de los líos, los ovillos, las cortinas y las zapatillas. Sobreviven en un mundo de juego e ilusión que acompañan con eternas horas de sueño. Fieros, cariñosos, orgullosos, limpios, elegantes y sabios cazadores. Podría escribir páginas y páginas sobre ellos,  sobre los reflejos del espejo. Algunas veces obtengo una respuesta y sonrío divertida porque sé que de los gatos me puedo esperar cada día una nueva sorpresa.

 

 

 

 

 

Autor: Morgana

Crea magia con tus propias manos porque como un sabio dijo un día "la vida es sueño y los sueños, sueños son."

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


A %d blogueros les gusta esto: